Consumación de la Independencia de México, 27 de septiembre de 1821

Por Víctor Manuel García Flores
 
     Estas palabras no pretenden promover que por cada acontecimiento juvehistórico se realicen fastuosas fiestas, ni mucho menos que en el mes de septiembre se oficialicen más días festivos para incrementar la holgazanería y
la improductividad, de por si tan arraigadas en nuestro país; no, la intención es dejar en el olvido las luchas estériles  que tanto daño le causaron a la nación, entre conservadores y liberales, siendo por cierto estos últimos los vencedores en el siglo XIX, y que como tales, han pretendido escribir la historia  a su conveniencia,  y al mismo tiempo, se pretende eliminar los tabúes que tapan hechos históricos, que a pesar de que se quieran ocultar, allí están presentes en la historia.

 

     La historia oficial, escrita primordialmente  por los vencedores liberales radicales de fines del siglo XIX, pretende desconocer que sin la intervención de Agustín de Iturbide, a pesar de sus atrocidades cometidas como realista, la Independencia de México no se hubiera consumado en 1821; por tal motivo, festejamos con bombo y platillos el inicio de la Independencia, y lanzamos vivas a los iniciadores de la misma: Hidalgo, Allende, Aldama, Abasolo y Jiménez, principalmente que bien ganado se lo tienen, pero ignoramos olímpicamente la Consumación de la Independencia, que se dio el 27 de septiembre de 1821. ¿O usted se ha enterado de algún festejo en esa fecha, por parte de las autoridades federales, estatales o municipales?
     Y todo porque la tendencia liberal pretendió escribir la historia como un cuento, en donde intervienen buenos (liberales) y malos (conservadores) sin reconocer que en ambos bandos hubo gentes valiosas y gentes negativas, además de que todos nuestros próceres de cualquier bando, fueron de carne y hueso, por lo tanto, cometieron aciertos y errores.
     Es curioso, pero en los demás países de América casi no se menciona a Samuel Adams, Condorcanqui, José Antonio rojas, Caro, Antonio Nariño y Francisco Miranda, iniciadores de las luchas independentistas, sino que la gloria se la llevan: George Washington, Simón Bolívar, José de San Martín, Bernardo O’ Higgins y José de Sucre, que las culminaron. Solo en México, ignoramos a los consumadores de nuestra Independencia. Quisiera aclarar que al que esto escribe, si se le quisiera ubicar en una corriente, ésta sería la liberal, pero no es extremista y reconoce la realidad; y su intención, no es que se le haga “nicho” a Iturbide, sino que se le dé su real valor a la Consumación de la Independencia.
     Respecto a las celebraciones del 15 y 16 de septiembre, la del día 16 tiene su razón de ser, pues en ese día fue el inicio de la Guerra de Independencia, pero ¿Por qué celebramos el día 15 el grito de la Independencia? Simple y sencillamente porque el día 15 de septiembre era el día del cumpleaños de Porfirio Díaz, y cuando éste fue presidente por muy largo tiempo, estableció la noche del 15 con la conmemoración del Grito de Independencia, aunque todo mundo sabe que Miguel Hidalgo dio el grito libertario en la madrugada del domingo 16 de septiembre de 1810; y a pesar de que, Porfirio Díaz, al igual que Iturbide, es un personaje proscrito por la historia, en este caso, proscrito por los vencedores revolucionarios, aun así no ha sido eliminado el festejo del 15 de septiembre que continúa por tradición, pero que no tiene razón de ser.
     Por todo lo anterior, se deduce que si debe considerar a septiembre como el mes de la patria, por los acontecimientos tan importantes que se han venido desarrollando durante ese mes en diversas épocas, pero quizá se debería analizar la conveniencia de eliminar ciertos festejos y conmemorar, los que por resentimientos decimonónicos permanecen en el olvido.
     Este autor, es un liberal, pero no es un fanático liberal, siendo realista y veraz, que la historia liberal no es verídica en algunos pasajes de la Historia de México. Es una frase común el decir que la historia oficial la escriben los vencedores, y es cierto, la historia la escribieron los liberales, sesgando la verdad en algunos hechos, en favor de sus intereses, sin reconocer que, algunos conservadores fueron determinantes en ciertos sucesos históricos y sin aceptar que ellos también tuvieron fallas.
     Finalmente, ¿Por qué no se festeja con el mismo alborozo el 27 de septiembre? Siendo que en esta fecha en 1821, se consumó la Independencia de México, con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México. Sencillamente, porque los historiadores liberales del siglo XXI no aceptan que a pesar de ser el principal perseguidor y asesino de insurgentes, el conservador Agustín de Iturbide, aprovechando la situación política de España, fue el artífice de la Consumación de la Independencia, Padre del consumo de la Independencia.

Comentarios Facebook

Related posts