Criminal Desigualdad Económica

Ricardo González Melecio

Si, es verdad que en México hay una desigualdad económica muy pavorosa, pero en esta ocasión me refiero a las naciones más industrializadas del mundo y a las economías emergentes que se hacen llamar como el G20.

En días pasados se celebró, en Hamburgo, Alemania la cumbre de líderes del privilegiado grupo de más ricos. La ONU reconoce, incluyendo al Estado del Vaticano, a 194 países o naciones. Bueno, pues de éstos, sólo 20 son dueños del 80% de la riqueza del planeta y tres cuartas partes del comercio mundial. Esto significa que los restantes 174 países tienen el restante 20% de la riqueza y una cuarta parte del comercio global. Pero esto no es todo, de estos 20 países más ricos sólo un 2% de su población tiene un 80% de su riqueza, en otras palabras lo que significa que el 2% de la población del mundo tiene un 60% de la riqueza planetaria o más de la mitad de la riqueza que hay en el mundo.

Así de criminal está distribuida la riqueza del mundo. Esta enorme concentración de la riqueza en unas cuantas manos ha propiciado hambrunas, pobreza y pobreza extrema de aquellos que no tienen ni lo básico para sobrevivir. Estos son los frutos podridos del deshumanizado neoliberalismo. El tiburón grande se come al pez pequeño. El pobre está destinado a llevar una carrera diaria por la sobrevivencia. Día con día sufre para conseguir mantenerse él y su familia. Y si le añadimos que muchos padres de familia para evadir su cruel realidad, escapan por la puerta falsa y se van por el infierno del alcohol o de las drogas y así descienden por una pendiente que los lleva a un mundo peor y con ello arrastran a sus familias, quienes se quedan esperando el sábado que el papá o el marido llegue con su sueldo íntegro, pero éste llega al día siguiente o dos días después, con una terrible cruda y sin un centavo en la bolsa. La mujer se jala los pelos con desesperación pensando cómo le va a hacer para darles de comer a sus hijos y, ni modo, los pone a vender chicles, a bolear, a lavar carros, de cerillo o de lo que sea, pero lo importante es que lleve dinero a la casa para comer.

Muchas veces la atribulada madre saca a los hijos de la escuela para que ayude al sostenimiento de la familia y así continúa este ciclo interminable de pobreza. Por eso, cuando ven, los pequeños, soluciones fáciles como la venta de droga, se meten a ello sin pensar en las terribles consecuencias que muchas veces llegan a la muerte. ¿Y quiénes son los responsables de esta malhadada situación? Quienes se quedan con la mayor parte de la riqueza y no se cansan de ganar y ganar cada día más dinero. Como una enorme aspiradora succionan todo el flujo de efectivo y dejan sin liquides a las grandes masas de la población mundial. Las manifestaciones que se han dado en contra de esta cumbre si tienen razón de ser, pero más que antisistema, debieran ser de indignación mundial por esta criminal distribución de la riqueza.

Y, para vergüenza e indignación de los mexicanos va un presidente débil y sin carácter como Peña a platicar dócilmente con el prepotente y soberbio de Trump. Se le inca y dice sí a todo lo que le pide este individuo. Este presidente no nos representa, ni siquiera a él mismo representa. En otro país verdaderamente democrático ya se hubiera desaforado y corrido del cargo a Peña, pero aquí no importa el delito de traición a la patria. Aquí no pasa nada.

Esta desigualdad económica debe ser parada antes que el mundo colapse en un hoyo negro de pavorosa concentración de la riqueza. Todavía es tiempo de pararla pero no se ve voluntad por parte de los poderosos para hacerlo, entonces las consecuencias serán terribles…Sino, al tiempo…

POSDATA UNO.- El obispo de Celaya Benjamín Castillo expresó en una homilía, el domingo pasado, para graduados de teología entre los que estaba mi hermana María Elena González, algo que es sumamente importante. Dijo que la muerte de Cristo fue motivada por el amor hacia la humanidad. No le importó ofrendar su vida, ya que el amor que tenía por nosotros lo impulsó a morir para ponernos ese ejemplo de amor. Así es. La muerte de Jesús fue por el inmenso amor que siente hacia nosotros. Próximamente escribiré más al respecto. Pronto entrevistaré al señor Obispo Benjamín y escribiré más de los valores morales perdidos que dieron origen a esta terrible violencia que padecemos.

POSDATA DOS.-Guanajuato es el Estado más violento del país. Las autoridades estatales encabezadas por el gobernador Miguel Márquez, deben reconocer este hecho y no inventar pretextos o evasivas para no reconocerlo. ¿Cómo van a solucionar este grave problema de violencia si no lo reconocen? Para todos es bien sabido que el principio de la solución de un problema es primero reconocer que existe. El segundo es hacer un diagnóstico acertado, y el tercero es buscar soluciones y llevarlas a la práctica con el adecuado seguimiento.

Comentarios y opiniones a los correos:

ricardogonzalezm@prodigy.net.mx

ricardogonzalezm04@hotmail.com

Twitter:@gonzalezmelecio

 

Related posts