Destellos de Vida

El Resentimiento

Saby Cash

El resentimiento rompe con toda la armonía
qué creías tener en tu vida.
Cuándo la energía del resentimiento le hace
una visita a tu pensamiento.
Éste se estaciona por el tiempo que tu le das
albergue.
Camina contigo, respira junto a ti,
come a tu lado  y se alimenta de las ilusiones rotas,
se baña con tu tranquilidad.
Se vuelve un drama muy fuerte.
Se apoderó, de otra parte de ti.
La segundo face del resentimiento.
Te quitó tu cama, tu cobija, etc.
No te deja dormir, porque, tienes guerra emocional,
eres tu, la que sale perdiéndolo todo.
Te  llenas de odio, miedo, y te vuelves un fracaso.
Es otro enemigo poderoso, que se alberga,
en tu cerebro, te obsecionas y te obsecionas,
tanto, que pierde el enfoque verdadero.
Pierdes tu salud mental, física, emocional, angelical, económica, etc.
El odio y el resentimiento, ambos son una arma mortal.
Se apoderarán de tu vida.
Difícil de sacar esos malos inquilinos.
Éstos dos, hacen una reunión íntima,
con la llamada enfermedad.
A estas alturas, tu vida peligra.
La enfermedad se apoderó de tu cuerpo, se cristaliza; y de
ahí vienen varias enfermedades mortales.
La enfermedad es la esclava del resentimiento,
del odio, junto con el miedo.
La vida va en declive y la enfermedad va en ascenso.
Trabajar de adentro hacia afuera, y de afuera hacia adentro.
Se debe de hacer un círculo vicioso, para mejorar la salud.
UNA TÉCNICA DEL PERDÓN
1° paso
Yo ________________(decir nuestro nombre completo)
Te Perdono a ti ______________________(decir el nombre completo de la persona
que le vamos aplicar el perdón)
Te Perdono a ti, por NO SER COMO YO QUISIERA QUÉ FUERAS.
TE DEJO LIBRE.
Repetir el ejercicio por tres veces.
Después de terminar de aplicarle el perdón a la
persona que queremos liberar de nuestra obsesión.
2° paso
Es de perdonarnos a nosotros mismo.
3° paso.
Después, le entregamos el problema  en las manos de DIOS.
Y cofiemos plenamente en él.
4° paso.
Bendecir a la persona , con la cuál  tenemos conflictos.
Y la  dejamos libre.
Perdonar a nuestro cuerpo, mente y
a nuestros sentimientos.
Inyectándole amor y perdón.
Es normal que tengamos todos estos sentimientos.
Pero lo anormal es de que le asignemos el poder,
de dañarnos a nosotros mismos.
El poder de destrucción, siempre viene a
nosotros por causa de nuestros malos pensamientos.
Dejemos libre a nuestro hermoso cuerpo, lejos
de estás emociones.
El punto es, dejemos de lamentarnos de todo.
Es mejor, agradecerle a DIOS todo, todo.
Aceptemos que tenemos un cuerpo imperfecto.
Pero tenemos un corazón perfecto, el cuál con el buen uso,
liberamos todos los males que nos aqueja.
Vayamos hacia el éxito y la felicidad.
Hecho Está
Nota: éste ejercicio se aplica cuantas veces sea necesario.
Realizar éste ejercicio con  nosotros mismo.

Related posts

Leave a Comment