Destellos de Vida

Mi Funeral

Saby Cash

Aquí sentada, esperando a los  proveedores.
Comienzo a sentir un dolor fuerte en mi pecho,
corazón y el brazo izquierdo.
Me siento sofocada, no sé lo que le está
sucediendo a mi cuerpo.
Siento que algo se derrama en mi cerebro, y es muy frío,
el aire me falta horriblemente,
estoy perdiendo la conciencia.
Lucho por reponerme, pero me es imposible.
Un sueño fuerte se está apoderándo de mi; el dolor aumento.
Un cansancio crónico circula por mi cabeza,
la luz de mis ojos, me dice adiós.
A través de la puerta del negocio, veo todo
muy lejano, las cosas se alejan rápidamente y
sólo queda una distancia amplia y larga.
Me da otro inmenso dolor en el pecho y cabeza.
En el estado que me encuentro, ya es muy tarde para
que alguien me ayude.
Estoy sola, y muriendo con dolor y tristeza.
Mis últimas palabra son:
-Señor, en tus manos me abandonó,
Y encomiendo mi espíritu.
Me cubró bajo tus alas,
En tus ojos me reflejo,
Mi vida pasa en tu sonrisa.
Perdonamelo todo.
Te doy las gracias por todo, lo que fue mi vida.
No hay movilidad, no veo nada, no siento nada,
solo escucho, todo el silencio que hay en mi interior.
Escucho como llaman a la puerta y me gritan  q u i e r o.
Una libreta, un lápiz, etc.
Pasaron  las horas y Yo aquí muerta,
el negocio abierto y a oscuras.
Llaman a la policía y a una ambulancia.
En la autopsia, dice: -Muerte cerebral y paró cardíaco fulminante.
Mi alma comienza a flotar, pero escucho todo lo que dicen de mi.
Varias personas que están junto a mi atud, comentan
-La hija mayor no puede venir, porqué, en dónde o con quien
deja  a sus hijos? ellos tienen que ir a a la escuela.
Y además no alcanzaría a llegar a mi funeral.
Su segundo hijo, no puede asistir, por motivos, que no
supo explicar, la señora que platicaba. – No Ésta.
El tercer hijo, no quiso saber nada.
No le interesa saber de que su madre murió,
está lleno de rencor y no supo perdonar a su Madre.
Su hija, la menor, lejos se encuentra.
Y ni siquiera se le puede avisar.
De sus cuatro hijos, ninguno le dio el último adiós.
Mujer que lucho incansablemente por ellos, dio su
Patria, su familia, su estadía, hasta su integridad, por ellos.
Y ninguno está presente en su último adiós.
Solo personas ajenas, a todo lo que la relacionaba.
Uno que otro amigo.
Dónde están aquellos que se hacían pasar por
los grandes amigos, los cuáles me decían que
nunca estaría sola, que contara con ellos.
No están, por qué?
Platican lo buena que fuí en mi vida
Y la excelente amiga que era para ellos.
Hablan de mi cómo si se tratase de otra difunta
Dicen tantas cosas bonitas, que raya de estupidez.
Porqué todas esa cosa no me dijeron o hicieron en vida?
Hoy, todas esas cosas de nada me sirve.
Ya estoy en un mundo suspendido, esperando
el proceso de purificación de mi espíritu.
Ese mundo es ligero, libre de ataduras terrenales.
Voy en busca de la purificación de mi alma y espíritu.
Todo se queda igual, Soy Yo la que partió y no volveré más,
hasta que Dios así lo disponga.
Me incineraron y mis cenizas fueron esparcidas en el Mar.
Petición
No lloren por mí, no me pongan flores, y no digan
que Yo los estaré cuidándolos desde el Cielo.
Mentira, porque Yo estaré flotando (espíritu), en
un Universo nuevo, lejos de recuerdos terrenales,
Y de ataduras.
Si no aprendieron a amarme tal como era,
en este mundo…Por creen qué Yo los recordaré?
Lo bueno y lo malo de mi, aquí se quedó.
Hijos de sangre, amigos de corazón, etc.
Ahí se quedan, que Yo viajo en un Yate, hecho de
nubes y con colores  del arcoíris.
A nuevos mundos, a nuevas ideas, conceptos, deseos, etc.
Ya no hay dolor, soledad y tisteza, éstas también se murieron
Solo seré un leve recuerdo para aquél que me quiso y me acepto
tal como fui.
Si a alguien lastime, perdón.
Si a alguien le quede a deber, perdonen mi deuda.
Si alguien me amo de verdad.
La vida le dará una nueva oportunidad en el amor.
Un funeral triste.
Adiós a todos.

Related posts

Leave a Comment