Diecisiete fábulas del rey león

Prof. Jorge Gordillo

¡Saludos ingeniosos! Este autor Jean Muzi nació en Casablanca, Marruecos. “Es un gran viajero y ha recogido durante sus viajes muchas de las fábulas que forman parte de sus libros.” Leamos dos de esas ingeniosas fabulas: “El león y el zorro. Una hermosa mañana el zorro se encontró de narices con el león. Rabiando por su mala suerte, pensó escapar rápidamente. Pero como el león lo habría atrapado en un instante, decidió que era mejor enfrentarlo. – ¿Qué haces aquí león? – dijo el zorro descaradamente-.

Ten cuidado, pues te encuentras en mi territorio. El león se sorprendió. Ningún animal se había atrevido a hablarle así. – ¿Olvidaste que yo soy el rey de los animales? – preguntó el león. – ¡Te repito que tengas cuidado! – ¿Y por qué? – preguntó el león. Simplemente porque te puedo matar y comer – declaró el zorro confiadamente. – ¿Tú? ¿Estás bromeando? – exclamó el león asombrado. – ¡Nada de eso!

Yo soy mucho más fuerte que tú- dijo el zorro. -Tú solo asustas a los conejos y a las gallinas! – dijo el león. – No. A mí todos me temen, incluso los hombres. – ¿Cómo puede ser? – rugió el león. –

Es muy sencillo – respondió el zorro -. Te lo voy a probar. ¡Sígueme! El zorro comenzó a correr y tomó un camino que conducía a una aldea. El león lo seguía. De repente, a lo lejos vieron a unos campesinos que regresaban a sus hogares. Estos, apenas vieron al león, huyeron. Entonces el zorro se detuvo y se volvió hacia el león. – ¿Viste? – le preguntó -. Esos campesinos salieron corriendo apenas me vieron. – ¿Estás seguro? – preguntó el león. – ¡Claro que sí! – exclamó el zorro -. Yo iba adelante y apenas me vieron, huyeron. Ni siquiera se fijaron en ti, pues es a mí a quien temen. El león quedó convencido, efectivamente, el zorro corría delante de él y los campesinos habían huido. Pensó que el zorro era más feroz de lo que él se imaginaba y, como no quería correr ningún riesgo, decidió volver a su guarida. De esta manera el zorro comprendió que la fuerza no reside únicamente en unos colmillos afilados, y que la astucia la puede reemplazar fácilmente”. Otra fábula más. “El león y el caballo. El caballo se había escapado de su establo y galopaba libremente por el campo cuando, de repente, se encontró con el león.

Acostumbrado a vivir solamente en contacto con los animales de la granja, el caballo nunca había visto nunca a un animal semejante. Al león le pasaba lo mismo, pues el hombre nunca lleva el caballo al territorio del rey de los animales. El león se detuvo cuando vio al caballo. – ¿Quién eres? – le preguntó. -Soy el rey de los animales – respondió el caballo. Su respuesta contrarió al león. – ¡Qué atrevimiento! – rugió -. Yo soy el rey de los animales. – ¡Pues no! – relinchó el caballo. – ¿Cómo? – gritó el león. – Yo soy el rey de los animales – repitió el caballo -, porque yo soy el más fuerte.  – Vas a tener que demostrarlo, si no quieres que te devore – dijo el león. – No hay ningún problema – dijo el caballo -. ¿Ves esa roca?  Yo puedo hacer que le broten chispas al golpearla con una de mis patas. – Yo también – aseguró el león, que a veces decía fanfarronadas. – Hazlo- dijo el caballo. El león se acercó a la roca, levantó una de sus patas delanteras, preparó sus músculos y golpeó la piedra con todas sus fuerzas. No brotó ninguna chispa, Volvieron a ensayar varias veces, pero fue en vano. –  Mira lo que voy a hacer –  relinchó entonces el caballo.

Se volvió de espaldas a la roca y comenzó a darle coces. Sus cascos herrados golpearon la dura superficie y saltaron mil chispas. Esto impresionó muchísimo al león, el cual creyó haber presenciado un verdadero prodigio. Pensó que en realidad él no tenía la talla para enfrentarse con el caballo, y rápidamente emprendió la fuga.” Nos leeremos en la próxima.

FICHA TÉCNICA: TÍTULO: DIECISIETE FÁBULAS DEL REY LEÓN, AUTOR: JEAN MUZI, EDITORIAL: NORMA, COSTO: $120.00, CAPTURISTA: DAVID VARGAS.

Comentarios Facebook

Ir a la barra de herramientas