Diversificar es el camino

Jesús Sosa León

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en voz de su dirigente  Eduardo Solís, se ha declarado dispuesta a que se revise el Tratado de Libre Comercio de América del Norte toda vez que ese sector es “el generador de divisas más importante del país.”

Y vaya que si lo es, por lo menos para una vasta zona de la Republica entre la que se incluye el estado de Guanajuato y, por supuesto,  nuestra región Laja Bajío.

La industria automotriz, en 2016, aportó 55.000 millones de dólares de divisas netas al país y sumó casi 100.000 millones de dólares en exportaciones

De hecho, nuestro país es el cuarto exportador a nivel mundial y séptimo fabricante de vehículos en el mundo.

Sin embargo, una sombra negra se cierne sobre esta industria dado el celo, prácticamente envidia,  que el presidente Trump ha desarrollado contra México por considerar que le ha robado a los Estados Unidos ingresos y empleo

El presidente estadounidense ha advertido que se podría imponer un arancel de 35 % a los autos fabricados en este país, cosa sumamente significativa ya que el 56 % de los 3,6 millones de automóviles que se producen en México van a EU.

De concretarse la amenaza y previendo que resulte onerosa y lesiva esa medida para las empresas que ya están en Guanajuato, y estas decidan emigrar,  el resultado seria muy grave para la economía de la entidad.

En los últimos tres años, Guanajuato sumó casi 8,000 millones de dólares  de inversión, superando con mucho los 5,000 mdd que había previsto el gobierno estatal.

Miguel Márquez, gobernador de la entidad, ha señalado que las exportaciones de Guanajuato, hace unos veinte años,  ascendían a 200 mdd y hoy rebasan los  20,000 mdd, de los cuales un porcentaje mayoritario proviene del sector automotriz, mientras que el resto deriva del sector agroalimentario y metal mecánico, entre otros.

Muchas voces de industriales han señalado que el camino para evitar que Guanajuato padezca sobresaltos de este tipo es la diversificación económica. Buscar el impulso de otros ramos de  manufactura; por ejemplo, la producción de calzado.

Actualmente, cuatro estados de la República concentran el 94% del valor de la producción de zapato y  Guanajuato tiene el 70%, Jalisco el 15, el Estado de México 5%, y el Distrito Federal un 3%.

La industria zapatera está integrada por cerca de 7 mil 400 establecimientos productores que surten a 41 mil 500 zapaterías existentes  en todo el territorio nacional.

El año pasado, se exportaron 25.6 millones de pares de zapatos, con valor de 571.7 millones de dólares.

Así que, porque no dejar de pensar como políticos y mejor, como gente pensante,  buscar otro rumbo para la economía estatal, el calzado esta como la gran opción.

Related posts

Leave a Comment