El Vestir

Fotografía: Martin Rodríguez

Y un tejedor dijo: Háblanos del vestir.
Y él respondió, diciendo: Vuestra ropa esconde mucho de vuestra belleza y, sin embargo, no cubre lo que no es bello.
Y aunque buscáis en el vestir el sentiros libres en vuestra intimidad, podéis hallar en él un arnés y una cadena.
¡ cómo pudierais enfrentar al sol y al viento con más de vuestra piel y menos de vuestro ropaje !
Porque el aliento de la vida está en la luz del sol y la mano de la vida en el viento.
Algunos de vosotros decís: Es el viento del norte el que ha tejido las ropas que usamos.
Y yo digo: ¡ Ay ! Fue el viento del norte.
Pero fue la vergüenza su telar y la debilidad de carácter dio sus hilos.
Y, cuando terminó su trabajo, rió en el bosque.
No os olvidéis que el pudor no es protección contra los ojos del impuro.
Y, cuando el impuro no exista más ¿que será del pudor sino los grillos y la impureza de la mente?
Y no olvidéis que la tierra goza al sentir vuestros pies desnudos y los vientos anhelan jugar con vuestros cabellos.

Related posts