Errores de Estilo!!!!

Jesús Sosa León

La secretaria general del PRI, Carolina Monroy del Mazo, le prometió al Presidente Peña Nieto “un ejército de aliados leales” y que, cada uno de sus miembros, será un difusor de los  propósitos  y logros presidenciales y aseguró, además, que cada uno de  los soldados de esa milicia tricolor asumirá también los costos de los errores que el mandatario cometa.

Ya encarrerada, la también prima de  Peña  Nieto lanzó la advertencia: “A partir de hoy no permitiremos un solo agravio más al señor Presidente de la República; cada ofensa recibida tendrá respuesta”.

El afán de Carolina es bueno: defender al primo es loable y signo de lealtad familiar. Pero, cómo pedirle al priismo en general que defienda a alguien que hace muy poco para defenderse él solo? Cómo defender a Peña cuando hay tantos signos de corrupción, trafico de influencias, medias verdades,  ineficiencia  y poca –en verdad muy poca- voluntad para resolver la carga de problemas y conflictos que solito el mandatario se ha echado encima.

Hecho muy a la antigua, el Presidente Peña Nieto está acostumbrado a aplicar aquella máxima que tanto se usa en nuestro país: “El que no tranza no avanza…”

Veamos: la tesis profesional presentada por el presidente Enrique Peña Nieto, en el año de 1991, para titularse como licenciado en Derecho ante la Universidad Panamericana fue sustentada, en gran parte, con argumentos obtenidos vía plagio. Imagínese Usted, la tesis denominada ”El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón”, se integró  de 682 párrafos, de los que se ha detectado el  plagió en al menos 197. Casi el 29% del contenido del texto; entre los autores plagiados están el historiador Enrique Krause, el ex presidente Miguel de la Madrid y la académica de la Universidad de Nuevo México, Linda Hall, entre otros.

A todo esto, ahora sí reaccionó la Presidencia de la Republica, y en su nombre el vocero Eduardo Sánchez, buscó restarle importancia al asunto: “El licenciado Peña Nieto presentó esa tesis hace 25 años. Cumplió con los requisitos establecidos por la Universidad Panamericana para titularse como abogado”. Con esta declaración mete en un embrollo al plantel donde egresó Peña, pues hay qué pensar qué poco nivel de calidad tienen cuando los asesores de tesis no tuvieron la capacidad de detectar un plagio de ese tamaño.

El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, a quien debería preocuparle que cosas como esas lesionen la credibilidad del sistema educativo solo atinó a considerar que “hay cosas mucho más importantes” y en el mas puro estilo cantinflesco, aunque sin nada de gracia, balbuceó en una entrevista televisiva: “No sé si realmente sea cierto o no, me parece que no lo es, yo creo que finalmente hay ahí una, pues no sé, no quisiera calificarlo, pero me parece que es un señalamiento que no corresponde con la realidad ni realmente con algo trascendente o importante”.

¿Cómo…? ¿Que el Presidente de un país plagie su tesis  no es trascendente? ¿No es importante?

Hace meses, la canciller de Alemania, Ángela Merkel tuvo que aceptar la renuncia de Karl Theodor zu Gutenberg, Ministro de Defensa que gozaba de un apoyo del 70 por ciento entre la gente, porque copió sin citar las fuentes,  el 20% de las 475 páginas de su tesis.

En el 2012, el presidente de Hungría,  Pál Schmitt, tuvo que renunciar a su cargo tras ser acusado de plagiar su tesis de doctorado. La Universidad Semmelweis de Budapest, que le había concedido el título, se vio obligada a cancelarlo.

En 2013, la ministra alemana de Educación, Anette Schavan, renunció al puesto, después de que la universidad de Düsseldorf le retirara su título de doctora por haber plagiado pasajes de su tesis a los 24 años.

Bueno. En esos países le llaman DIGNIDAD, aquí se le dice ERRORES DE ESTILO.

Related posts

Leave a Comment