“Extraños en el paraíso”

Saúl García Cornejo.

Acabo de leer una columna que no veía desde hace años, en este medio electrónico “Voces Laja-Bajío” que administra y dirige con tino el Lic. Juan Hernández Aguado y me refiero a “La Polaca, según San Lucas”. Que a primera vista parecería de estilo meramente chusco, pero que en el fondo se trata de un género añejo: Lo sardónico. Que francamente no es fácil y no nos sale o queda a cualquiera.

En este caso que comento, me llamó mucho la atención el mensaje inicial y que se refiere al Libro de Job, en la Biblia Cristiana y/o Católica, -confieso no lo había leído y ahora busqué- que además en el propio contexto del artículo en mención, me hizo reflexionar sobre los hechos recientes en la política mexicana, nuestra propia ignorancia de lo que en verdad sucede en los entretelones y lo que nos ponen a la vista, que para algunos aguzados comentaristas es “comidilla”: La posible y diría que creíble fusión entre la coalición “Por México al Frente” y “Todos por México” con la estrategia electorera de intentar defenestrar a López Obrador, “sacrificando” a un condenado al fracaso político, más por sus vínculos con los llamados “mafiosos del poder”, que en su persona de perfil burócrata, me refiero a Meade Kuribreña, por supuesto y así dejar consolidado al candidato de la primera coalición, Anaya Cortés.

Otra demostración fáctica de la existencia de un montaje teatral que simula una vez más, el sistema democrático en México. Todo, claro queda, en contra de la otra coalición “Juntos Haremos Historia”, que por cierto me dicen, AMLO viene a Celaya, el próximo 16 de mayo.

Y hay todavía tiempo y forma para hacer tal trámite de la declinación de “YoMero”, que de darse y/o ser una argucia distractora y para desconcertar a sus oponentes –de ambas ligas “por México”- también podría afectar aún más la credibilidad de ambos contendientes (Anaya y Meade), lo que deja ver su grado de desesperación por su negativo avance en lo que se supone un medidor de las “preferencias de los votantes”, es decir, las encuestas, la “otra guerra”, amén de la llamada “sucia”.

Otra situación, que como dije al inicio, parecería chusca, es que el autor de “La Polaca, según San Lucas”, hace mucha referencia e hincapié en la intervención o interés de la Curia Vaticana en la política mexicana, y acierta pues, dado que ambos poderes terrenales –la política y la religiosa- caminan en forma paralela.

De ahí el título de la presente colaboración, para decir que los “polacos” como los llama Tell, creen o nos quieren convencer de que vivimos en un paraíso social y que además vamos más allá, al “primer mundo”, cuando todos estamos en el mismo y no conocemos otros, lo que resulta que al final somos “extraños en el paraíso”, no es nuestro, ni lo conocemos… Por más que nos lo “pinten” en la campaña por la Presidencia. Aunque siendo claro, no estoy de acuerdo en que sí Meade sale por piernas, considero –al contrario de Tell- que habría una afectación en el imaginario electoral y que sí importa tal “movimiento de enroque político”, que nos llevaría a ver que no se trata de ningún plan para bienestar de los mexicanos, sino la simple y burda lucha por el poder, lo que a la vez encierra otra situación: ¿En realidad qué temen los detentadores de dicho poder?

Obvio será que perder o ver frustradas sus canonjías y negocios nada transparentes en que impera la corrupción y su prohijada impunidad. ¿Entonces quiere decir que AMLO si va en serio contra ése flagelo y que no es nada más cacareo para lograr votos?

Eso, estimados lectores sí da para pensar: ¿Estamos pues en el umbral del cambio real? ¿Por qué tanta enjundia, nunca vista antes contra un personaje político?

El miedo de los “polacos” corruptos o proclives a las conductas deleznables, pone la línea y la marca en la campaña y peor es que nos quieren contagiar a los ciudadanos y creo muy acertado responder como Job, y lo propone Tell en su columna “La Polaca, según San Lucas”, ante tal incertidumbre: “!Realmente, ustedes son la voz del pueblo (Se infiere hoy, como la voz ciudadana) y junto con ustedes morirá la sabiduría¡ (Vox Populi, Vox Dei) Pero también, como ustedes, soy capaz de entender, no estoy para nada debajo de ustedes (reclamo a los “polacos”); ¿O acaso hay alguien que ignore estas cosas.”

Los mexicanos podremos adolecer de muchas cosas, pero no somos tontos, nos damos cuenta de cuando nos quieren engañar los políticos venales con “paraísos” inexistentes.

Más allá por supuesto de la “enjundia” de los candidatos opositores al Peje, quienes ya se vislumbran como los verdaderos peligrosos para México. Eso creo sinceramente, como muchos.

Por lo que cada uno, de acuerdo a su consciencia, deberemos actuar en consecuencia si es que nos importan nuestros semejantes, nuestra familia, nuestro País, incluidos nosotros mismos.

Por lo pronto, he tomado la decisión para ir en directo y, más involucrado en luchar por ser un puente, un enlace y portavoz de aquéllos que hasta ahora no han sido escuchados. Ya les explicaré en forma oportuna en unos días más, cuál es el propósito concreto y porque voy más allá de la opinión y la invitación a la sana reflexión en mis columnas periodísticas.

Pocas veces me atrevo a recomendar, pero esta vez sí me llegó la opinión de un colega comentarista que sin mucho subterfugio toca puntos sensibles de nuestra realidad. Creo vale la pena, estimados lectores, lean con mucho cuidado la columna aquí referida y las qué le sigan por supuesto, igual no dejen de leer y opinar sobre ésta.



¿No lo creen así?

Comentarios Facebook

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas