El Fantasma de la Incertidumbre…

Jesús Sosa León

Allá por el año de 1848, en el frio y húmedo Londres, Karl Marx empezó su obra “Manifiesto del Partido Comunista”, con una frase que subrayaba el ambiente económico que reinaba en esa época: “un fantasma recorre  Europa: el fantasma del comunismo.”

Ahora, en este 2016, esa misma frase, pero con otro protagonista,  serviría para identificar el contexto que  aflora en el mundo: “un fantasma recorre el mundo: el fantasma de la incertidumbre…”

Tal es el panorama que se vive en estos días, previo a la investidura de Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos el 20 de enero del próximo año.

Trump, un tipo al que nos hemos cansado de ridiculizar, del cual nos burlamos a diario, en los medios de comunicación, en las redes sociales o en pláticas entre amigos, pero que a partir de ese dia, tendremos que tomar muy en serio y observar, expectantes, lo que vaya sacando de su portafolio para aplicarlo como su política de gobierno.

En estos días, con ese ambiente de incertidumbre,  el gobierno mexicano esta “tronándose los dedos” tratando de adivinar qué se viene para el año próximo… aun cuando los problemas y dificultades en una economía de rumbo indefinido como la nuestra, ya han comenzado.

Un  informe  de perspectivas, que ha presentado  la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, ha indicado  que el alza del Producto Interno Bruto nacional se quedará este año en el 2.2%, cuatro décimas aun menos de lo que calculaba en junio, y lo ha fijado para  2017 en … ¡¡¡siete décimas menos!!. La OCDE fija este panorama ante  la incertidumbre sobre la política que asumirá  Trump, aunado a la caída de los ingresos petroleros y el efecto de los severos ajustes en el gasto público.

Para el que se ve aun distante 2018, el pronostico levanta un poco: 2.4%, y  aunque es de esperar que México no perderá todos los beneficios de su intercambio comercial con  el vecino del Norte, si es factible que la relación se verá afectada por los posibles diferendos que se tengan por los anuncios que se han hecho durante la campaña de Trump.

Aunque es innegable que la economía mexicana ha tomado medidas para resistir los embates que llegan de todos lados, hay golpes que son inevitables y durísimos, como el hundimiento de los precios del petróleo -que ha disminuido los ingresos públicos-, el descenso de la inversión en el sector energético y la devaluación del peso ante la previsible subida de tipos de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Related posts