Fundación de Celaya.

Guillermo González

El territorio de lo que hoy es Celaya, antes de la conquista española se encontraba habitado por culturas mesoamericanas de estirpe chichimeca, posteriormente con la llegada de los españoles a estas tierras, vendrían indígenas otomíes a poblar dicha región.  Como antecedente directo se encuentra la petición al Virrey Almanza,  el 27 de julio de 1570, al acercarse a él, un grupo de estancieros y labradores españoles del “Mezquital de Apaseo”, extensa comarca, boscosa que abarca el territorio que hoy ocupan los municipios de Apaseo el Alto, Apaseo el Grande, la parte media y norte de Celaya, Comonfort y Cortazar, para pedirle la fundación de una villa de españoles, donde pudieran juntarse a vivir en comunidad, a fin de poner a salvo a sus familias de las frecuentes y peligrosas incursiones chichimecas.

Concedida la solicitud el 12 de octubre de ese año, el capitán de guerra y alcalde de corte y cancillería, doctor Francisco de Sandi, recibe la comisión de efectuar la traza correspondiente de la villa en proyecto, convocando a los interesados en la nueva fundación para reunirse el día 15 de noviembre, en la Estancia del Río, en vista de que la mayoría de los presuntos pobladores de la Villa, eran labradores y estancieros de la región del Mezquital de Apaseo, quienes oportunamente se presentaron para asistir a tal reunión que tuvo verificativo en el portar exterior de la finca ganadera mencionada, llamado posteriormente “Portal de Requena” hoy portal Colunga.

Las Ordenanzas disponían terminantemente que para fundar una villa se requería que hubiera treinta vecinos, hombres casados, que ya tuvieran firmado asiento de vecindad, en que se obligaban a vivir durante diez años consecutivos en dicha villa, requisito que en el caso de Celaya aún no estaba satisfecho el 12 de octubre de 1570, en que el Virrey Enríquez sólo concedió licencia y facultad para que fuera fundada la Villa de Celaya, en dicho sitio y lugar (Estancia del Río en el Mezquital de Apaseo).

El día 1º de enero de 1571 se reunieron los españoles requeridos en la misma cédula de fundación, en el entonces pueblo de la Asumpción (barrio del Zapote) para celebrar  la primera “Misa del Espíritu Santo” en la pequeña ermita del “Señor del Zapote”. Así formalmente, después de llevada a cabo la misa: “queda integrado el Primer Ayuntamiento de la Villa, el cual, se constituye en Cabildo a la sombra de un mezquite, a falta de Sala Capitular, para declarar legalmente fundada la Villa de Nuestra Señora de la Concepción de Zalaya.” Acto que se realizó en la casa del uno de los primeros fundadores y primer alcalde de la villa, don Domingo de Silva.

No era posible edificar la villa o iniciar su edificación en el sitio que ahora ocupa el barrio del Zapote, donde ya en 1563 existía el pueblo de indios de “Santa María de la Asunción”, posteriormente denominada “Nuestra Señora de la Asunción”, para ponerlo a tono con el que se le asignó a la villa. Tampoco porque la distancia existente entre dicho pueblo y el cruzamiento de los caminos que estratégicamente se trataba de proteger, era aproximadamente de una legua, en un terreno cubierto por espesos montes.

Related posts