La innecesaria muerte de un escolta

Guanajuato, Gto.- Hace poco más de siete años en la ciudad León, el entonces alcalde Vicente Guerrero Reynoso (fallecido en 2010) vivió uno de los escándalos mediáticos más grandes que ha tenido un Presidente Municipal de León.

La razón, la escandalosa forma de entrenar a los elementos del Grupo Especial Táctico de la Policía Municipal.

En videos se veía cómo los agentes eran entrenados arrastrándose en su propio vómito, en otros se veían instructores golpeando a mujeres policías en la cabeza por no saber disparar.

Además había otros videos en los que a elementos se les arrojaba agua mineral en la nariz para hacerlos confesar, y otro más donde un elemento golpeaba a un detenido.

Las imágenes le dieron vuelta a los medios locales y luego fue noticia nacional cuando Vicente Guerrero dijo a pregunta expresa de qué opinaba que los videos dañaban su imagen:  “A mí me vale Wilson lo que piensen de mí”.

Se despidió al instructor extranjero que daba el curso, se cancelaron los cursos y la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado emitió recomendaciones a la administración que se cumplieron.

No hubo lesionados, no hubo muertos, pero sí tuvo un costo social y político muy alto para el presidente municipal Vicente Guerrero.

En ese entonces, la Policía y los entrenamientos dependían del secretario de Seguridad Pública del Municipio, Álvar Cabeza de Vaca.

El pasado lunes 21 de marzo, Mario Gámez Villegas, escolta asignado a la protección de la familia del secretario de Gobierno, Antonio Salvador García, murió ahogado en la alberca de entrenamiento de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Los primeros informes revelaban que el escolta se arrojó desde una plataforma de clavados, obligado por él o los instructores, a pesar de que no sabía nadar.

Fueron sus familiares los primeros que advirtieron a medios de comunicación de la situación y pidieron una investigación.

La tarde del miércoles 30 de marzo, se confirmó lo que ya se rumoraba. El hombre se arrojó al agua y ya no salió, los que estaban en la alberca tardaron en reaccionar y murió ahogado. Todo quedó grabado en un video de un celular.

En menos de 30 segundos perdió la vida ahogado mientras sus compañeros, incluyendo su instructor, veían cómo simplemente no salía de la alberca de ocho metros de profundidad.

En un video subido a YouTube y que presentamos en Voces Laja Bajío se aprecia la escena, donde Gámez se arroja parado, con los pies por delante y un hombre le aplaude.

“No lo veo”, grita un hombre, otro le responde: “Ahí está, súmete”. En la alberca hay otra persona con un salvavidas y de frente se ven otros dos hombres vestidos que comienzan a quitarse la ropa.

“Ya saaaal, métete, clávateee”, le grita otro, mientras aparece uno más que se asoma a la alberca, mientras dos más se arrojan al agua y se escucha, “no lo veo”. Pasaron apenas 56 segundos y Mario Gámez ya no salió vivo de la alberca, ni de su prueba de valor.

La familia exige justicia a la Procuraduría, los escoltas dependen del secretario de Seguridad Pública del Estado, Álvar Cabeza de Vaca y hasta ahora no hay nada claro si en realidad fincarán o no responsabilidades contra alguien que haya estado presente.

Related posts

Leave a Comment