Los Millones de un Líder Obrero.

Jesús Sosa León.

Muy lejos quedaron los tiempos en que la Confederación de Trabajadores de México encabezaba los movimientos obreros que conmovieron al país y modificaron, para bien, el nivel de vida de los trabajadores.

La CTM, tuvo un inicio dorado y solamente en sus primeros cinco años fue, como la define Juan Campos Vega, investigador del Centro de Estudios Vicente Lombardo Toledano: “una organización sindical combativa y solidaria, que no solamente apoya y orienta a los trabajadores ferrocarrileros, electricistas y petroleros para contribuir al éxito de sus luchas, sino que encabeza las huelgas de otros sindicatos afiliados a ella.”

Desde su creación, en febrero del 1936, bajo el impulso de su primer dirigente, Vicente Lombardo Toledano, la CTM se constituyó en el apoyo obrero principal del gobierno cardenista, siendo una fuerza decisiva en los movimientos sociales de ese tiempo.

A raíz de la elección de Fidel Velázquez, en 1941, esa central obrera vivió un proceso de institucionalización que la acercó solidaria e incondicionalmente al gobierno, apoyando la aplicación de sus políticas contra ese sector.

Salvo un breve lapso de tres años que encabezó Fernando Amilpa, Don Fidel retorna al cargo en 1950, del cual se retiraría hasta su muerte, en 1997.

Con este singular personaje al frente, la CTM ha sacrificado la búsqueda de conquistas obreras con el pretexto de la “estabilidad social”.

Recientemente, la filtración de un conjunto de documentos sobre figuras públicas de todo el mundo con negocios en paraísos fiscales, conocidos como los Paradise Papers, permitió conocer que el fallecido líder de la CTM, Joaquín Gamboa Pascoe ocultó durante años en paraísos fiscales. Al menos 15.5 millones de dólares.

Famoso por sus gustos sibaritas, Diputado Federal y Senador por el PRI, recibió depósitos por millones de dólares en bancos de Alemania, Estados Unidos, Canadá e Inglaterra,

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, conjuntamente con varios medios de comunicación, destaparon que don Joaquín creó el fideicomiso Burma 2000, en las Islas Caimán, para ocultar movimientos de efectivo a una empresa panameña llamada Karin Corporation.

Con todo y lo aborrecible que es que un dirigente obrero, que se supone provienen de un origen trabajador puedan amasar fortunas fabulosas, el de Gamboa Pascoe no es el único botón, sobran para muestra, como Carlos Muñoz Mosqueda, Ismael Flores Cantú, Leonardo Rodríguez Alcaine, Carlos Aceves del Olmo y Carlos Romero Deschamps entre otros

Además de estos quince y medio millones de dólares ocultos, Gamboa Pascoe dejó una frase que ejemplifica el grado de cinismo con el que se manejan estos “lideres”. Dijo: “Qué, porque los trabajadores están jodidos, yo también debo estarlo?”

Related posts