Juan Hernández octubre 11, 2018

Arnoldo Cuellar

Miguel Márquez Márquez sigue omnipresente en la vida pública de Guanajuato. No solo logró colocar en manos de sus fieles subordinados carteras clave del Poder Ejecutivo, sino que ahora también logra poner una válvula de seguridad en el Poder Legislativo de Guanajuato.

Con la designación en el Congreso de su exsecretario particular, Ricardo Narváez Martínez como secretario general, Márquez sigue aquí como una pesada sombra sobre un gobernador y un aparato panista que se aprecia débil y escaso en recursos políticos.

A Diego Sinhue Rodríguez, a diferencia de casi todos los gobernadores del pasado reciente, no parece serle importante el marcar un deslinde, el afirmar “aquí gobierno yo”. El tan humano y tradicional: “el rey ha muerto, viva el rey”, que es consustancial a la renovación de las expectativas en una sociedad, el dejar atrás los lastres del pasado y ofrecer un renacimiento, una renovación.

Sinhue está lejos de eso. Se ha lanzado a una vacía campaña de frases retóricas sobre “golpes de timón” y “grandeza de Guanajuato”, cuando en realidad está garantizando el más absoluto continuismo, está renunciando a la autonomía que le dieron los votos de los electores guanajuatenses y está preservando vicios que agotaron a su partido y que alentaron el crecimiento de una oposición más radical que las existentes hasta ahora.

Aunque la imposición más grave de Miguel Márquez fue la de Carlos Zamarripa Aguirre, por la crisis de inseguridad violenta que vive la entidad, no es la única. Ya se ha visto como medio gabinete de Sinhue está formado por funcionarios repetidores y reciclados cuya permanencia no se explica más que por la sumisión del nuevo mandatario a su antecesor y patrocinador.

Por ejemplo, qué indicadores pueden avalar la promoción de Eusebio Vega desde la Secretaría de Educación a la de innovación y Educación Superior. Vega fue incapaz de vencer las inercias educativas que mantienen a Guanajuato en el sótano de la calidad educativa en México, algo completamente incompatible con el crecimiento del Producto interno Bruto y con la pretendida grandeza que se quiere para la entidad.

Hoy, el politécnico penjamense se hará cargo de las redes de innovación que tienen su base en cuatro universidades del estado, tres de ellas de carácter privado, cuando su experiencia está más bien en el área de la capacitación y no en el de la formulación de soluciones alternativas.

Sin embargo, la colocación de Vega en la SIES es clave para mantener privilegios como el que recibió José Ricardo Narváez Ramírez, progenitor del exsecretario particular de Márquez y hoy secretario general del Congreso, quien fuera designado como director general del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Irapuato, una de las pocas escuelas de excelencia del sistema estatal, sin tener los méritos para ello en su carrera como contador público en San Felipe Guanajuato.

Ese es el tipo de complicidades que viene validando Diego Sinhue Rodríguez ya como gobernador, mostrando con ello que no hay un ánimo de renovación y corrección de los excesos del pasado, sino de profundización de las redes de poder de un grupo político que se mueve en torno a Miguel Márquez y a su compadre Rafael El Gallo Barba.

Y qué decir del papel de los diputados al Congreso de Guanajuato, tanto los de la mayoría como de la testimonial oposición que los complementa. Entregarle los controles administrativos y políticos del Congreso a un gobernador en funciones resulta ya bastante ignominioso para la división de poderes constitucional que todos ellos prometieron respetar y hacer respetar.

Sin embargo, hasta eso parece mejor que cederle esos mismos controles a un exgobernador a través de quien fuera no solo su secretario particular, sino un factor de poder y complicidades, recompensadas entre otras cosas con la presencia de media docena de miembros de la familia Narváez en posiciones nada desdeñables en el aparato gubernamental.

Una de ellas, por ejemplo, es la Unidad de Transparencia del Poder Ejecutivo donde sigue despachando Jesús Soria Narváez, quien ha caracterizado su función por poner en conocimiento de los titulares de las dependencias las preguntas que se hacen sobre sus áreas y la identidad de quienes las hacen, no con ánimo de que las respondan, sino para alertarlos y alentarlos a buscar la manera de inhibir los cuestionamientos, como bien lo saben los periodistas que emplean los mecanismos de transparencia.

Con la decisión de hacer pervivir la influencia de Miguel Márquez y sus asociados en el gobierno de Guanajuato, Diego Sinhue está renunciando a la posibilidad de refrescar el desgastado aparato panista y, como ya hemos dicho en anteriores ocasiones, está comprando sin beneficio alguno para su administración, el desprestigio de una administración que se defendió mientras fue vigente pero que poco a poco verá como se acumulan sus pasivos y la colocan en su sitio en la historia junto a antihéroes como Juan Manuel Oliva, Rafael Corrales Ayala o Luis H. Ducoing.

Con la apuesta sostenida por más de lo mismo se antoja muy difícil que puedan romperse inercias y que los funcionarios que ven prolongada su estadía, puedan cambiar en lo sustancial lo que ya hicieron. Al final del día, la enjundia que quiere mostrar el nuevo gobernador se verá enrarecida y atorada por las redes de complicidad y de poder que vienen del anterior sexenio.

Habría que decir que la mejor vía para romper las complicidades no pasa por contemporizar con ellas, como ya lo está viviendo a nivel federal López Obrador, sino que requiere la determi

Comentarios Facebook

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas