Reelección de Alcaldes?? No Gracias.

Jesús Sosa León

Aunada a toda la carga política que traerá inmerso el ya próximo 2018, se agrega un tema que seguramente igual levantará polvareda: la reelección de alcaldes que aspiran a seguir gobernando sus municipios.

Y aunque hay alcaldes que la verdad no alcanzan ni calificación mínima para pretender reelegirse, hay voces interesadas y convenencieras detrás de ellos, que les impulsan a quedarse para seguir gozando de las mieles del presupuesto y no arriesgarse a buscar chamba fuera del gobierno.

Una empresa encuestadora de Guanajuato, Nuevo Enfoque, que dirige el periodista, Alfonso Machuca, realizo un ejercicio estadístico que indica que 6 de cada 10 ciudadanos de Guanajuato desaprueban la reelección de sus representantes y cerca de un 14 por ciento le parece un tema indiferente.

Sólo un 30 por ciento considera que los personajes pueden mantenerse en el cargo.

En resumen, los guanajuatenses rechazan el tema y no están de acuerdo en que sus Presidentes Municipales y Diputados locales, decidan reelegirse en el próximo proceso electoral del 2018.

Y aunque a muchos no nos guste, la reelección para cargos legislativos y municipales está permitida desde la reforma constitucional del 10 de febrero de 2014.

Gabriel Tarriba economista por la Universidad de Pensilvania, analista, investigador y redactor del Índice de Competitividad Municipal, señala puntos a favor del tema. Dice que, “al posibilitar la reelección consecutiva en los gobiernos locales se otorga a los ciudadanos el derecho de evaluarlos, premiarlos y castigarlos. La gente podrá recontratar a un Gobierno que ha hecho bien las cosas o bien despedirlo y contratar uno nuevo.”

A los alcaldes los salva el que ese es un cargo de elección popular, sujeto a un tratamiento especial por las leyes de México. Los salva y les permite sobrevivir, ya que trabajando para el sector privado, un inmenso porcentaje de ellos ya hubieran sido despedidos por no cumplir los objetivos de trabajo.

En Celaya tenemos un caso muy representativo: un alcalde -Ramón Lemus- que sin un trabajo eficiente y sí con tremendas fallas en seguridad pública, aspira a reelegirse.

Suerte para los alcaldes que somos, el pueblo, un patrón débil, apático y desinteresado al que no le importa que no trabajen… al que no le importa siquiera si lo roban

Related posts