Segundo periodo de desarrollo de las culturas mesoamericanas: Periodo Clásico…México Prehispánico

Víctor Manuel García Flores

Periodo Clásico. El milenio esplendoroso (100 a. de C. al 900 d. de C.) 
     El Periodo Clásico de la cultura o civilización mesoamericana está marcado por la consolidación del proceso urbanístico que se venía gestando desde el Tardío o Protoclásico Superior del Periodo Preclásico, al inicio del Periodo Clásico, lo cual ocurre hacia el siglo III d. de C.; durante la primera parte de esta época, Mesoamérica fue dominada por Teotihuacan Después, en época del siglo III al VIII d. de C., sigue la esplendorosa época por teotihuacanos, pero creciendo también culturalmente en civilización y urbanidad también: zapotecas, totonacas y mayas, principalmente. A partir del siglo VIII d. de C., esta ciudad de Teotihuacán comenzó un largo proceso de decadencia que permitirá el florecimiento de las culturas maya, totonaca y zapoteca y de los llamados centros regionales del Epiclásico.     Hacia el año 100 a. de C. en varias regiones de Mesoamérica, se inicia el desarrollo de grandes civilizaciones urbanas. Los centros ceremoniales se multiplicaron y las artes alcanzaron un esplendor impresionante. Es la época en que florecen, entre otras, la civilización maya, la totonaca, la zapoteca y la de los pobladores de Teotihuacan. Las ciudades del Periodo Clásico fueron independientes entre sí, aunque algunas, más poderosas, dominaron territorios extensos y cobraron tributos a sus habitantes.
     En esta época, la organización de la sociedad se volvió más complicada. Al lado de los guerreros-sacerdotes surgieron funcionarios encargados de impartir justicia y de recaudar tributos, comerciantes que viajaban largas distancias y artesanos de gran especialización. La religión ocupaba el lugar central de la vida y en torno a ella giraban las demás actividades. Aumentó el número de las deidades y de las ceremonias realizadas en su honor, que con frecuencia incluían los sacrificios humanos.
     Los asombrosos centros ceremoniales de esta época, sus templos y pirámides, tumbas y palacios, nos dan idea del peso que tenía la religión en las sociedades clásicas. Decenas de miles de hombres trabajaban durante años para construirlos, se ocupaba a los más diestros artesanos y se consumían los materiales más preciados. Todo ese esfuerzo tenía como finalidad obtener el favor de las deidades, que según las creencias de aquellos pueblos, gobernaban la vida de los hombres y los ciclos de la naturaleza.
     En otras actividades humanas hubo notables avances. Progresaron ciencias como las matemáticas y la astronomía, se crearon complicados sistemas de escritura y prosperó la herbolaria, que estudia las propiedades benéficas o dañinas de las plantas. Las técnicas para trabajar la piedra y el barro alcanzaron su punto más alto; las paredes de los centros ceremoniales se cubrieron de pinturas y relieves.
     Cada pueblo desarrolló un particular estilo artístico, aunque los pueblos de Mesoamérica compartían formas de arte parecidas. Las más antigua e influyente de las civilizaciones clásicas fue la de Teotihuacan. 

Características del Período Clásico
-Auge de las ciudades     El principal cambio generado en estas culturas durante el período clásico fue la fuerte preeminencia de la ciudad sobre el campo. Las nuevas urbes concentraban la actividad económica, el flujo poblacional y la riqueza, mientras que el campo pasó a tener un papel secundario en la producción y provisión de alimentos.
-Comienza el comercio a larga distancia
     Uno de los puntos que propició el fuerte desarrollo de las ciudades fue el auge de las actividades comerciales, creándose una revolucionaria red de comercio a larga distancia que modificó para siempre la vida de estas culturas. Se logró así la unidad de la región mesoamericana, mediante un complejo circuito comercial liderado por teotihuacanos y mayas que conectaba a todas las ciudades de la región.
-Se desarrolla el urbanismo monumental
     Otra de las principales características del período clásico en América es la creación de ciudades monumentales, que evidenciaban el desarrollo y el poder de las culturas. Algunos ejemplos trascendentes pueden hallarse en las distintas ciudades de las culturas maya, zapoteca o benigulaza, totonaca y en la propia, teotihuacanos de Teotihuacan.
     Junto a un avanzado manejo de la piedra, las urbes mesoamericanas mostraban el progreso artístico y cultural de estos pueblos, incluyendo mosaicos, esculturas, murales, cerámica de lujo, artículos desarrollados con piedras semipreciosas o delicadas prendas de algodón, entre otras expresiones.

-Se construye bajo un modelo cósmico     Todas las urbes construidas durante el período clásico en la zona mesoamericana se edificaron siguiendo un modelo cósmico, o sea respetando una profunda relación con el posicionamiento de los astros. Esto demuestra la importancia de los conocimientos astronómicos y del mantenimiento de una armonía con la naturaleza para estos pueblos.
-Crecimiento de la religión
     Todas las civilizaciones americanas registraron un crecimiento en la importancia de la religión durante el período clásico. Aunque existieron diferencias entre las creencias sostenidas por los distintos pueblos, las divinidades con poder sobre la tierra, el fuego, la lluvia y el clima fueron las más trascendentes.
     Los sacerdotes tenían una gran influencia en la organización social, cultural y hasta económica, controlando el conocimiento astronómico, la matemática, la historia, las expresiones artísticas e influyendo en la política y el comercio.  Juego de pelota mesoamericano, que fue un deporte con connotaciones rituales.
-Crecimiento de la población
     Los distintos pueblos registraron importantes crecimientos demográficos, mayormente debido al nuevo ordenamiento social y al auge de las ciudades. Teotihuacan, por ejemplo, concentró durante el período clásico el 75% de la población de la totalidad del área de México comprendida en la región mesoamericana.
-Mayor división y especialización del trabajo
     Las innovaciones en las técnicas de trabajo en áreas como la metalurgia, el crecimiento del comercio y la construcción de ciudades, entre otros factores, generaron una creciente división y especialización de las actividades laborales, surgiendo nuevas profesiones y complejizándose las tareas en otras.
-Avances en la agricultura
     Otra cuestión vital en el período clásico fueron los avances en el campo de la agricultura. Los sistemas de irrigación o de control de aguas comienzan a generar el desarrollo de zonas anteriormente no aptas para la tarea agrícola.
     Con el avance del período se van concretando trascendentes obras hidráulicas, con especial aprovechamiento en la producción agrícola. También se incrementa la cantidad de especies cultivables, entre otros progresos relacionados con esta importante actividad económica.
-Uso de la guerra con fines de dominación y poder
     Aunque la actividad bélica no fue tan intensa como en otros momentos de la historia de la región mesoamericana, durante el período clásico muchos pueblos también usaron la guerra para extender su dominio regional o para defenderse del ataque de otras civilizaciones.
     Al contrario de lo sostenido anteriormente por los historiadores, se ha comprobado en las últimas investigaciones que urbes como Teotihuacan nunca pudieron haber extendido su influencia como lo hicieron sin hacer uso de la fuerza contra otros pueblos de la región.
-Teotihuacan como principal centro de poder
     Aunque la civilización Maya logró un mayor desarrollo cultural a lo largo del tiempo, Teotihuacan fue el indiscutible centro comercial y operativo de la región durante el período clásico.
     Su importancia y poder se debieron a que concentraba gran parte de los intercambios comerciales desarrollados en la extensa red de ciudades mesoamericanas. Luego de su colapso, ninguna otra urbe logró alcanzar la trascendencia comercial de Teotihuacan. 

Principales pueblos prehispánicos en el Periodo Clásic
     Teotihuacanos en Teotihuacan, pero dominaron culturalmente a Cholula, Xicalanco, Xochicalco, Monte Albán, Uxmal, La Quemada, Chametla, Kaminaljuyú, Tikal y Copán.     Zapotecas o benigulazas en Monte Albán, Xaguixe, Mitla, Zaachila y Yagul.
     Totonacas en Tajín, Tecolutla, Alvarado, Remojadas, Tepatcaxco, Napatecuhtlán, Las Ánimas, Nautla, Viejón y Papantla.
     Mayas en Palenque, Bonampax, Toniná, Yaxchilan, Comalcalco, Hochob, Edzna, Jaina, Becan, Xpuhil, Kohulnich, Puuc, Yuxuna, Coba, Chichén Itza, Laminai, Kaminaljuyú, Tikal y Copán. 

Comentarios Facebook

Ir a la barra de herramientas